02 noviembre 2006

Insumisión

Se aprovechan de los malentendidos que ellos mismos provocan. Y uno de los más flagrantes es éste: cuando yo digo que es indecente que un sistema político se defina como andalucista no quiero decir que el sistema prohíba el sentimiento andalucista (yo mismo podría tener ese sentimiento) o se declare antiandalucista, lo que digo es que el sistema tiene que ser neutro en materia ideológica. Que es indecente, inmoral e ilegítimo que un sistema democrático ponga el punto de partida de la participación política y social de los ciudadanos en una construcción sentimental e ideológica. Igual que nadie permitiría ya que la democracia española se definiera como católica, nadie debería consentir que las instituciones de una comunidad se asentasen firmemente sobre las patas de los mitos nacionalistas y de los sentimientos particulares. Yo soy ateo, pero jamás aceptaría que un Estado que se dice democrático se definiese como tal. Uno de los elementos básicos que separa a las democracias de los regímenes totalitarios es justamente ese: su neutralidad en materia sentimental e ideológica. Afirmamos el Estado laico, y cuando decimos 'laico' lo decimos en toda la extensión de la palabra. Yo no acepto vivir en un régimen andalucista. Y por eso, desde aquí, me declaro insumiso al andalucismo oficial. Ya lo era, pero ahora hago declaración pública de mi insumisión.

2 comentarios:

Librepensadores dijo...

Y el sistema tiene que ser neutro sobre todo en materia sentimental. Pero el sitema vive de la manipulación del sentimiento y, sobre todo, del sentimiento que nace de la reacción emocional a fantasmas que el propio sistema vende como enemigos a combatir.
Hay que impugnar esa falacia y esa fechoría continuamente para recuperar lo que el sistema nos ha robado: la libertad de sentir y la propiedad de nuestros sentimientos (hasta cierto punto autónomos, claro).
Por esa lucha que mantiene y en la que coincidomos, felicidades Argantonio.
(Le veo por el Nickjournal y blog de Santiago González).
Saludos afectuosos, Bartleby.

canalsu dijo...

Que no se entere Joan Tardá, que te pega una hostia. Ya debes saber desde ayer que piensa "pelear" también por una Andalucía Lliure. ¡Qué desgracia más grande!.

En fin, Argantonio, creo con firmeza en lo que dices, ¡y que sea lo que Dios quiera!